martes, 17 de mayo de 2016

Fishtail Kimono... por qué hay que tenerlo

Si! creo en el amor a primera vista! cómo no!
 
 
... si nada más ver este kimono en la red supe que lo iba a coser, jaja... y como talla hasta la 12, nos ha servido tanto a las peques como a mí.
 
 
Es el fishtail kimono de Chalk and Notch, podeis ver muchos en pinterest, por ejemplo.
 
Y este es el mío:
 
 
La tela es divina divinísima, preciosa... un regalo de Mª Carmen de Sentarse a Coser en su concurso 500 días. Ya os he dicho más veces lo mucho que la quiero, así que cada día que llevo esta prenda me acuerdo de ella, toma!

 
Y ahora el desfile, que ya sé que os gusta...

 
Con este look ya he ido a la oficina, qué pena que sea tan sosa y no quiera posar, porque la gracia de este kimono es el vuelo que tiene en la espalda, y cómo caen los hombros... ese aire de "me he puesto lo primero que he pillado" jiji

 
Para el casual friday o el finde, me gusta con look "denim on denim", y flecos cómo no... a que molan mis botines nuevos?

 
Nos vamos acercando al buen tiempo... y el kimono creo que se inventó para llevar con los levi's cortados a tijera, top de crochet y collar de tres vueltas, a que si?
 

 
O directamente petarlo en el chiringuito sobre el bikini más mono del mundo! Ahora sólo falta el buen tiempo, pero esto ya está programado.
 
Para probar el patrón hice esta primera versión calentita... y María ya me lo ha robado, aunque si se lo pido me lo deja. 
 

 
Esta es una chaqueta, y se aprecia mejor la espalda tan mona.
 
Ya tengo la siguiente tela para coserme otro, a ver si no tardo tanto en enseñaros más cositas que he cosido...
 
besos,

jueves, 7 de abril de 2016

Falda camo

Hoy os traigo una costura sencillita pero que también ha tenido su éxito.
 
 
La verdad que si no fuera lo difícil que me resulta tomar buenas fotos, os la hubiera enseñado antes.
 
 
Esta falda empezó siendo un vestido, que cosí con muchísimas ganas un domingo. El cuerpo sencillo, con una pinza en la cintura y cremallera en la espalda, y la parte de la falda fruncida con bolsillos. Con tan mala suerte que cuando se lo pruebo... les va justo a las dos, que si pica, que si no me gusta... así que le puse una cintura con goma a la falda y ahí se quedó. 
 
 
El caso es que la falda con camisa vaquera y botines de flecos queda de cine, no sé si se aprecia. Y con ese cuello de pelo con el lazo grandote... está muy mona.
 
 
El camuflaje entre los árboles es donde más luce. 
 
 
Y mira por dónde que estas vacaciones María también la quiso llevar... y yo que me alegro. Ah, y se me hace mayor la pequeña, eh?
 
 
Este estilismo se crearon para dar un paseo por San Juan de Luz... ahí es ná!

 
En fin, espero que perdonéis la mala fotografía... pero si sigo esperando al pase de modelos ideal no os enseño nada!
 
besos,
 

martes, 5 de abril de 2016

Sudadera a mi manera

Ya era hora de enseñaros alguna costura infantil este año!
 
 
Como os he contado, mis hijas no siempre usan la ropa que yo les coso, por práctica y bonita que trate de ser. A diario llevan uniforme y en invierno no llevan vestidos muy peripuestos, la verdad, creo que se nos ha pasado la edad!
 
 
Así que este invierno he cosido casi todo para mi, pero también algo para ellas... además de cara a la primavera ya he comprado todas las telas para conjuntarlas bien guapas, parece que el verano se presta más a la ropa que a ellas les gusta.
  
 
Aquí veis la sudadera perfectamente: partiendo del mismo patrón de casisiempre, manga ranglan, lo ensanché en el centro 6 cm, hice la parte de atrás más larga y redondeada, añadí una goma en el cuello y un bolsillo canguro. 

 
Cuando lo terminé a Patricia le pareció gigante, me pidió hacerlo más corto, más estrecho (la verdad que casi me valía a mí), y añadir unos ojales para el dedo pulgar como mi ropa de deporte.

 
Y cumplidos todos los requisitos, ya no se la quita!
 

 
Las fotos son de la Semana Santa en Guethary (Francia), hemos disfrutado muchísimo... y al día siguiente fuimos a la playa pero en bañador y todo!
  
 
Tengo el mismo tejido en mint y en frambuesa. Lo compré con la idea de coser un mono, o un vestido con mucha caída, pero la opción sudadera en sus mil variantes me sigue llamando. Ya os contaré.

 
Y María luciendo su abrigo reversible, que también está usando a diario!
 
besos,

lunes, 22 de febrero de 2016

Un Xerea para mi hermana

 Hace unos meses, a mi hermana le gustó mi Xerea, hasta se lo probó, jaja, y quedamos en que cuando encontrara una tela bonita ella la compraba y yo se lo cosía...
 
 
Pero se fue pasando el tiempo, y aunque alguna vez lo comentamos, ya se fue comprando vestidos (contra El Corte Ingles lo tengo difícil) y ya quedamos en que para la próxima temporada mejor...

 
Pero el martes pasado fue su cumple y no pude resistirme. Hay una tienda aquí en Burgos, Doña Tela en la Calle Calzadas, donde compro mucho - mucho. Ya os he contado alguna vez que me llevo muy bien con la dueña, y siempre sabe lo que quiero... y sino me convence de que lo necesito, que soy muy débil. Pues me fui allí directa, le conté el estilo de mi hermana, muy estilo "Desigual" y me sacó esta tela de punto PERFECTA.

 
El bolsillo, lo más bonito de este vestido.

 
La espalda, que hace que no lleve cremallera... y menos mal porque me ha costado coser el punto un poco, pero la cremallera hubiera sido imposible. Os enseño cómo rematé el cuello con bies, es la manera más fácil y pulida,  ha quedado muy bien, y así no se deforma.
 
Y ahora... el desfile! Con mi ropa, pero la tiene parecida seguro!

 
Este vestido nació para llevarse con chaqueta vaquera, no?

 
Con chaqueta de picos gris y complementos en plata... uy qué bien le va!
 

 
Y con americana azul marino y bolso de cuero le da un aire más formal. Con este estampado no hay que complicarse mucho, todo liso, eso si, casi cualquier tono vale.

 
¿con cual os quedais?
 
Como somos unos cuantos hermanos, ya me han salido más pedidos, jaja, a ver qué voy haciendo...
 
besos,

jueves, 18 de febrero de 2016

La envidia del carril bici: mi aportacion al #desafioribesycasals

Hace unas semanas recibí una invitación que me hizo muchísima ilusión: desde Handbox me invitaban a trabajar con telas de Ribes y Casals en un desafío craftlover de Handbox sin condiciones ni normas.

Así que desde el minuto 1 ya sabía qué iba a hacer para el #desafioribesycasals, porque estaba deseando hacer esta bolsa y esperaba una ocasión especial para enseñárosla... y hacer el tutorial para que la hagáis!
 
 
 Por una parte es una idea sencilla, pero por otra al menos yo no la he visto nunca por ahí, así que pretende ser original.
 
 
Vas de paseo con tu bolsa colocada en la cesta, así además de monísima, va todo organizado... y cuando llegas a tu destino, metes el casco, tiras de las asas, y todo a cubierto! Yo meto mi bolso dentro y todo.
 
 
¿a que mola?
 

Pues venga: empezamos!
 
Las telas: cuando llegaron por Seur tuve esa sensación de que a la vista y al tacto son aún mejores que en la web... que me encanta!
Es la loneta lengua mallorquina, un clásico que ahora que se lleva tanto el estilo étnico está muy de moda, y una polipiel azul náutico súper suave y que no se pega nada al coser.

Os voy a enseñar cómo la hice yo. Las medidas son para la cesta de mi bici, tengo dos cestas diferentes, y para las dos va bien. De todos modos, tomad medidas primero de la cesta para calcular si os va bien así o tenéis que alargar o encoger de alto, ancho o fondo.


La bolsa es reversible, así que las dos telas son exteriores. He cortado dos piezas de cada tela de 55 x 40 cm, y en dos extremos inferiores he recortado dos cuadrados de 10 x 10 cm. Así de sencillo. Además he cortado un bolsillo en cada tela de la medida que me ha parecido cómodo... tal cual.


Lo primero de todo cosemos el bolsillo a la tela, combinándolas.

Luego ponemos derecho contra derecho de la tela y cosemos los bordes que veis a la derecha e izquierda. En la parte de abajo en una tela lo cosemos seguido y en la otra dejamos una abertura de unos 15 cm para poder dar la vuelta a la bolsa al final.

 
Ahora unimos los cuadraditos que serán la base como se ve en la foto.


Todo ello en las dos telas, para conseguir dos bolsas igualitas.


Concretamente a la polipiel le cosí unos pespuntes por las costuras para que quede bien pegada.


Ponemos una bolsa dentro de otra, derecho contra derecho. Las vamos ajustando bien, sobre todo donde coinciden las costuras. Yo todo con alfileres, no he hilvanado en mi vida!


Y metemos las asas donde queremos que queden: más juntas, más separadas... depende del gusto. Yo las coloque en la línea que va desde el fondo que hemos hecho a la bolsa. Atención... las asas van hacia abajo, para que al dar la vuelta al bolso estén hacia arriba.


Rematamos bien el borde de las dos bolsas juntas con un zigzag, sobre todo en las asas, ahí pasamos cuatro o seis veces para asegurarnos de que no falla.
 

Ahora es el momento de añadir un cierre si queremos. Yo los puse en los extremos para que no dejara de ser reversible.


Le damos la vuelta por el agujero que dejamos en la base... esta parte me encanta! y cosemos, o bien con puntada escondida, o bien a máquina pellizcándolo hacia dentro.


Y ya tenemos bolsa ideal para llevar nuestras cosas en la cesta de la bici... práctica, mona, ideal, la envidia del carril bici, os lo digo yo!
  
 
¿os gusta más por la cara de la loneta o de la piel?
 
 
Con mi revista y mi cuaderno... voy a que me dé el aire, jaja, en Burgos lo tengo asegurado!
 

Espero que os guste tanto como a mí!
 
... y no os olvidéis de buscar #desafioribesycasals para ver las maravillas que han hecho las demás!

 
besos,